Vox, dinero público malgastado, zumo de naranja recién exprimido y piedras lunares

Me pasan volando las semanas. En serio. Las contaba hasta ahora en viernes por prácticas de la carrera, pero las cuente como las cuente el caso es que estoy de nuevo con la recopilación de noticias que he ido leyendo estos días y que me han llamado la atención.

Vox tiene listas negras de medios

No es novedad. Se lleva hablando tiempo, pero se confirma por un correo desde su máximo órgano de comunicación que se ha filtrado. Entre ellos, los medios vetados son eldiario.es, público, El País con interrogante, la mayoría de las periodistas de El Mundo o El Español. O hay un establishment muy chungo o algo falla cuando los medios que según ellos son activistas son la mayoría de los medios de España y desde luego los más masivos y leídos.

Las órdenes de Vox para vetar a medios de comunicación y periodistas están por escrito y se distribuyen a cada uno de los diputados en el Congreso y otros cargos públicos. En esas comunicaciones, a las que ha tenido acceso eldiario.es, la formación de extrema derecha se dedica a descalificar la profesionalidad de determinadas cabeceras periodísticas que no le gustan a Santiago Abascal y a otros dirigentes para justificar su boicot a los informadores que trabajan en ellas.

La estrategia viene de atrás y no se modificó ni siquiera cuando el partido llegó a las instituciones. En las órdenes por escrito a las que ha tenido acceso este diario, Vox veta a nueve empresas informativas y a dos programas de televisión. La tesis de la que parten es que esos periódicos y televisiones “no son medios de comunicación ni periodistas, sino activistas”. Las listas negras de Vox para vetar a medios y periodistas: “Son activistas que solamente hablarán mal de nosotros”, en eldiario.es

Así se gasta dinero público en “tecnologías inútiles” para lograr titulares

Un artículo muy interesante del suplemento Retina, de El País, en el que se analiza lo sensacionalista de cuando alguien que no tiene idea habla de tecnologías que aplicar a la administración pública y promete traerlas. ¿Os acordáis de Pablo Casado y el blockchain? Pues eso.

“Madrid anuncia que lanza un piloto de pago biométrico”. “Cataluña desarrolla un sistema de identidad digital con blockchain”. Los sistemas públicos presumen de adoptar tecnologías emergentes, pero ¿han evaluado si tiene sentido, qué riesgos supone usar dichas tecnologías en determinados contextos o si funcionan siquiera?

“A la Administración Pública parece que se lo cuelan todo en temas tecnológicos”, afirma Gemma Galdon, presidenta de la Fundación Éticas, dedicada a la realización de estudios y actividades de concienciación sobre cómo impactan las nuevas tecnologías en la sociedad. “Cuando conoces la tecnología y ves ciertos anuncios en prensa, sorprende porque ves que están tomando malas decisiones. Están invirtiendo en tecnologías que son, entre comillas, inútiles, o no proporcionales en cuanto al abuso de derechos que suponen”, añade la también fundadora de Eticas Research and Consulting. Se refiere, por ejemplo, a lo innecesario de recoger datos sensibles de la población para subir a un autobús. Más en El País Retina

El cazador de rocas lunares que va detrás de la familia Franco

Un temazo de María Zuil en El Confi gracioso por lo curioso. Cuando en el 69 Estados Unidos llegó a la luna, sus astronautas trajeron “regalitos”, trozos de roca lunar, para los países con los que tenía buenas relaciones y uno de ellos fue España. Aunque Nixon regaló una a Franco, se le perdió la pista y jamás se ha expuesto.

El día en que el hombre llegó a la Luna, volvió cargado de ‘souvenirs’. Después de aquel gran paso para la humanidad, los tres astronautas recogieron trozos de suelo rocoso y gris para regalar a todas las naciones del mundo. O al menos, a aquellas con las que Estados Unidos tenía buenas relaciones entonces.

España fue una de ellas. Aunque apenas existen referencias en la hemeroteca en 1970, el entonces presidente estadounidense, Richard Nixon, entregó uno de esos trozos lunares al dictador Francisco Franco. El obsequio —cuatro pequeñas rocas del tamaño de un grano de arroz— estaba dirigido al pueblo español, pero nadie lo ha visto nunca. Ningún museo lo ha expuesto ni ninguna fotografía lo ha inmortalizado para la posteridad. La historia completa, en El Confidencial

La oficina de vivienda ‘fake’ que cobra 190 euros por teléfonos de pisos publicados en internet

al final me dijo un señor: te han cobrado por darte mi número, que está en internet. Y ya van diez personas a las que se lo dan”.

Lucy había pagado 190 euros por acceder a números de teléfono, sin ni siquiera poder ver las fotos de los pisos antes de llamar. Al mismo tiempo, Javier, un casero que acababa de sacar su piso al mercado, no paraba de sospechar.

“Puse mi piso y me llamaron de la ‘oficina de la vivienda’ preguntando si quería que se lo dieran a inquilinos interesados. Como el nombre sonaba oficial, acepté. Empezaron a llamar interesados diciendo que les habían dado el contacto en la oficina de Goya”, explica. “Le comento a uno que ya lo teníamos apalabrado y me dice que qué mala suerte, que le está pasando lo mismo con todos los números de la oficina… y que ha pagado 190 euros para que le den teléfonos a los que llamar. Y dije: pero si el mío está gratis en Idealista”. Más en este artículo en eldiario.es

El zumo de naranja exprimido en los supermercados o la lucha de los productores

el consumo de zumo exprimido ha crecido un 12% en litros y un 15% en valor en 2018, según datos de Zumex, una de las principales productoras de máquinas para los supermercados. Un litro de zumo exprimido cuesta 3,41€ en el supermercado, 0,42€ en el super. El negociazo del zumo de naranja exprimido: cuesta 3,41€ en el súper y 42 céntimos en origen, en El Español

El Tsunami Democràtic por dentro: tres meses de trabajo en la sombra para intentar colapsar dos aeropuertos

Como si se tratase de alguna especie de santo y seña, la respuesta que varias personas referentes del independentismo civil daban un día después sobre lo ocurrido en el aeropuerto de El Prat era: “Yo no sé nada, el Tsunami es la gente”. Y, pese a que la coincidencia mostraba que quien contestaba sí sabía algo, de ahí no salían. El Tsunami Democràtic, que este lunes consiguió que miles de personas se apuntaran a una escalada de las movilizaciones para bloquear el aeropuerto como respuesta a la sentencia del Supremo, es uno de los secretos mejor guardados del movimiento independentista. Lee más sobre nuestra particular revolución de los paraguas

Recuerda que si quieres seguir leyéndome puedes suscribirte al blog por RSS o por correo, y también seguirme en Twitter donde hablo de esto y mucho más en @sdomenechmiguel.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Salvador Domenech Miguel .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Don Dominio https://www.dondominio.com/legal/55/politica-de-privacidad/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.