Roborock S50 / Xiaomi Vacuum 2. Un robot de limpieza hecho para dominarlos a todos. Revisión y opinión.

Una de mis pasiones, aficiones, llamémosla x, es la tecnología. Pero más allá de que sea algo que me apasione, en principio y en general la tecnología debe cambiar la vida a la gente. Sea por facilitársela, que por qué no, también te la cambia; o sea por mejorarla de verdad, permitiéndonos hacer algo que antes no podíamos, por ejemplo. En este sentido, al mudarme a mi nueva casa decidí comprar un robot Xiaomi Vacuum 2 (o Roborock S50) que me solucionara un poco la limpieza y a la vez me permitiera ahorrar, pues me evitaba que alguien viniera todas las semanas, casi imperativo siendo ciego. No voy a decir como muchos anuncios pretenciosos de productos que me ha cambiado la vida, porque no es tanto así; pero sí que me la ha mejorado y me la ha hecho más cómoda, que también es una función de la tecnología. ¿Vamos con el Roborock?

Roborock S50: Un robot con nombre de peli futurista noventera para dominarlos a todos

En realidad, no sería muy justo llamarlo Vacuum, ni siquiera Xiaomi. Aparece por ahí el nombre Vacuum, la aplicación lo reconoce como tal, pero… más bien no. En principio la marca de robots de limpieza de Xiaomi es Roborock, así que intentemos nombrarlo con propiedad.

Llevaba un par de meses buscando alternativas. En principio esta la había rechazado por el precio. Y es muy alto, no lo neguemos. Y gastarnos tanto dinero en un dispositivo cuyo<< funcionamiento no conocemos, cuya garantía puede no quedar clara y si se da el caso de que la compra la hacemos en una página de dudosa confianza no invita a atreverse. Sin embargo, lo compré gracias a una oferta en EBay. Con garantía española, buen precio y envío también desde nuestro país y por ahora la experiencia está siendo muy buena.

Había valorado alternativas de prestaciones similares. Entre ellas, los iRobot (como el Roomba 960) o las Conga de Cecotec (en concreto la 1090, pero ninguna me convencía. Los Roomba porque, aun con buenas valoraciones, eran carísimos y no podía permitírmelos, y los Conga porque eran bastante malos. A decir verdad, para los de iRobot el precio fue el límite. En el momento lo vi dejé de mirar y me importaron poco las opiniones, ya que era tecnología no al alcance de cualquier bolsillo. No del mío, por lo menos. Además, a su favor pesaban las múltiples recomendaciones sobre todo de gente ciega.

Fue la alternativa que más me convenció. A comparación con los Roomba, los famosos y primigenios en el sector, por precio; con los Conga, por calidad. Pocas opiniones en Amazon, principal plataforma de compra de la mayoría de gente había buenas sobre el Cecotec Conga 1090 y de hecho mucha gente comentaba su preferencia por modelos anteriores. Algo que no entiendo demasiado bien sobre todo cuando es una marca que tiene algo de solera en el mercado un producto que lleva tanto tiempo presentado y por tanto que deberían poder mejorar si hay intención de seguir vendiéndolos, como parece. Sin duda alguna, por precio era el robot que más me podía encajar. Tanto por su precio sensiblemente inferior a los demás como por las ofertas que suele tener, tanto en Amazon, con precio fijo, como en la web del fabricante.

Eran estos tres robots en concreto, o este tipo de robots en concreto por sus características técnicas los que más me podían encajar. Buscaba poderlos programar a distancia, navegación inteligente mediante mapeo y, a ser posible, función de fregado. Como pude ver por las opiniones, la del Roomba era normalilla y la del Conga malísima. Había otras cosas secundarias, como el control con Alexa del Roomba o los filtros lavables del Roborock que me daban más igual. Sin embargo, una vez que entras en el sector tienes cientos de variables que aprender y para valorar.

Y así acabé dando con una oferta de casualidad en EBaypara comprar un Roborock S50 o Xiaomi Vacuum 2. En un principio incluso valoraba el Vacuum 1, que tenía todo menos los filtros lavables y el fregado. Pero acabé consiguiendo este por una oferta más barato que el precio actual de la primera versión. Así que, ¡Roborock para casa!

Y tras estos datos personales, que no tienen mucha importancia más allá de lo meramente anecdótico, pasemos a la review.

Review del Roborock S50/Xiaomi Vacuum 2

Al ser un dispositivo del que se pueden decir tantas cosas, he decidido estructurar la review en varios apartados en los que describiré la caja en la que viene, el dispositivo, la aplicación, las partes desmontables, entre otras cosas. ¿Vamos a ello?

Especificaciones del Roborock S50

Entre otras, un sistema de mopa y aspirado de alta precisión, con 2000 pascales de fuerza de succión, un sistema de fregado, filtros desmontables y lavables y 12 sensores, uno de los que es láser, para mapear todas las habitaciones de la casa y no dejar ni una por limpiar. Este de hecho es uno de sus mayores atractivos. Porque no solo limpia la casa de forma autónoma, sino que la mapea para que la limpieza no sea errática. Es decir, el mayor atractivo de este Roborock S50 no es su limpieza autónoma, sino que efectivamente es autónoma. No da vueltas porque sí, sino que reconoce la casa, sabe los obstáculos, habitaciones y de hecho se le pueden limitar. En la anterior versión con tiras magnéticas que eran 0 atractivas, ahora con cintas virtuales.

Protección a prueba de bombas del Roborock S50

Puede ser una exageración. Pero es verdad que el vendedor lo envió bien empaquetado y pese a que CLS lo paseó por medio Madrid y tuvo problemas para entregarlo, llegó y de hecho antes de la fecha estimada. Tampoco me meteré en el proceso de compra o pago de EBay porque lo entiendo bastante simple e intuitivo. En cualquier caso, si alguien decide comprarlo ahí y tiene problemas puede escribirme y le ayudo.

La caja es bastante simple, aunque complicada de abrir. Una vez abierta, tenemos el conjunto de fregado, el Roborock, un recambio del paño del conjunto de fregado y un recambio del filtro, la base de carga, una alfombrilla que se le ajusta, y el depósito con su correspondiente filtro. O, dicho de otra manera, tenemos un bonito Roborock S50, pero a medio montar. Aun así, si lo preferimos, o para limpiarlo, se pueden desmontar aún más partes, pero solo hubieran servido para hacer más complejo el montaje. Tirón de orejas para Xiaomi, o Roborock, para la marca, vamos, por el empaquetado. Aunque no tiene mucho problema ni mucha complicación, la caja no es demasiado fácil de abrir. Desde luego yo le estuve dando bastantes vueltas hasta que descubrí la mejor forma, y la que me hiciera liarla lo menos posible.

Y ahora. ¿Cómo es y por tanto cómo se monta? Vamos a ello.

Descripción física del Roborock S50

El Roborock S50 es redondo y blanco. En ese sentido ninguna sorpresa, pues es la forma que parece más efectiva para diseñar y fabricar robots de limpieza. Siendo redondos pueden tener cepillos que alcancen los máximos rincones posibles y en ese punto en principio ni hay ni discusión ni por tanto innovación.

En su parte superior, y de delante a detrás (entendiendo delante como la parte por la que toma contacto con la carga) tenemos:

  • Tres botones:
    • El izquierdo para seleccionar una limpieza localizada que lo hará limpiar en el metro y medio de diámetro de donde está. Otra pulsación lo pausará.
    • Botón central, que mantenido lo encenderá o apagará (y nos lo irá narrando una voz en inglés o chino) y donde una pulsación corta lo pondrá a limpiar por el mapa que tiene con el modo de limpieza que hayamos seleccionado en la aplicación, que por cierto y como veremos más adelante, es casi imprescindible.
    • Botón derecho, para hacerlo volver a la base con una pulsación, o con una segunda pausar la vuelta a la base.
  • La torreta central con sensores.
  • La tapa, que contiene el espacio donde tendremos que encajar el depósito. A la izquierda incluye un cepillo para la limpieza de elementos como la escoba central.

Por su parte inferior encontraremos a la parte derecha, junto a la conexión de carga (los sensores que hay uno a cada lado de la pequeña rueda delantera), un cepillo lateral para rincones y bastante más utilizado de lo que parece, dos ruedas en el centro, los enganches para el conjunto de fregado en la parte trasera y las diferentes cámaras repartidas por el perímetro del Roborock.

Montaje y desmontaje del Roborock S50

El Roborock como ya hemos comentado viene desmontado. Se puede desmontar aún más y de hecho es recomendable para su limpieza, pero primero habrá que montarlo con el contenido de la caja.

  • El depósito solo encaja de una manera. Así que, teniéndolo en cuenta, abriremos la tapa de la parte trasera, y lo encajaremos de la única forma que se puede. Es decir, con el agujero hacia delante, encajando con el agujero que hay, y el filtro hacia detrás, encajando con la rejilla que hay en uno de los lados del soporte del depósito, la parte trasera. En el caso de mi robot, es un depósito desmontable como ya hemos visto y lavable con agua, así como su filtro. Se desencaja tirando del lado izquierdo, por el que sobresale, y solo encaja de una forma. Imposible colocarlo mal. Es lavable, igual que el depósito, y es imperativo que esté seco para volverlo a colocar. Más adelante comentaré el porqué. Para vaciar el depósito antes de pasarlo por agua, es conveniente abrirlo. Porque será más fácil vaciarlo y nos aseguraremos de que se vacía por completo. Para ello, según está el depósito recién sacado del Roborock, tiraremos del agujero que lo conectaría con la parte inferior y que quedaría delante. La junta es muy apreciable al tacto en la parte superior del depósito. Una vez vaciado se cierra y se coloca. Además, a su lado hay un cepillo. Será útil en algunas ocasiones. Para desmontarlo, en la parte delantera del depósito hay un orificio donde podemos presionar hacia detrás con el dedo y en la parte trasera otro donde presionar hacia delante, aunque no tiene botón, para extraerlo fácilmente.
  • Una vez colocado el depósito, el otro elemento a colocar es el conjunto de fregado. Con forma de semicírculo, se coloca en la parte trasera del robot, con el paño mirando hacia el suelo. Solo hay una forma de encajarlo, con la parte ancha hacia el Roborock, encajando las pestañas hasta que hagan clic. Para desmontarlo, se presiona en las dos pestañas y se tira hacia detrás. Una vez desencajado, en la parte superior y de izquierda a derecha solo encontraremos un botón de goma que libera un pequeño agujero donde introducir agua para fregar. El fregado lo hace en un segundo paso tras el aspirado y la recogida de polvo, aunque la marca no recomienda dejarlo lleno, tanto porque el agua se puede podrir con el consiguiente mal olor como porque friegue de forma descontrolada. Es decir, el fregado es recomendable que el Roborock lo haga mientras haya gente en casa que pueda controlarlo. De ahí también la utilidad de la alfombrilla de carga.
  • El paño va pegado con velcro en la parte trasera, la semicircular. Son dos velcros que se despegan muy fácil. Tras despegarlos, el paño queda encajado en la parte más larga y se puede mover para limpiarlo, y de hecho es recomendable. Tras limpiarlo con agua particularmente recomiendo escurrirlo muy bien, sobre todo si los suelos por donde pasará el Roborock son parqué o tarima, de madera en general; ya que esa agua sino lo que hará será básicamente ensuciar.
  • En cuanto al desmontaje de mantenimiento, tenemos:
    • La escoba central / cepillo: un rodillo que tiene el Roborock en medio de las dos ruedas. Es posible que se encajen pelos ahí, aunque todavía no me ha pasado. Para desmontarlo, se saca la pieza de plástico que lo protege presionando las dos pestañas más cercanas al conjunto de fregado para liberarlo, y se retira tirando sin más. Es fácil de limpiar, ayudándondonos tanto del cepillo que se incluye en el compartimento interno como del grifo. En principio, nada indica que no se pueda lavar con agua. Solo encaja de una manera, así que poco drama. Si no lo colocas de la forma correcta, no encajará y te darás cuenta. Después se coloca de nuevo el plástico protector de la misma forma. Sin plástico protector se perderá el cepillo en el proceso de limpieza.
    • Cepillo lateral: con tres pequeños plumeros colocados en forma de estrella de David. En principio no tendrás que desmontarlo para nada, pero tiene un tornillo de estrella pequeño en el centro que lo permite para liberar algún pelo que se le pudiera encajar en el engranaje, aunque no creo que pase.

Base de carga del Roborock S50

En cuanto a la base de carga, carga el robot por delante, es decir, por donde tiene los botones de control y dejando el cepillo a la derecha. Es probable que funcione sin alfombrilla, pero es casi imperativo colocarla sobre todo con suelos de madera, por posibles filtrados de agua que pueda haber. Se encaja de la única manera que se puede, justo centrando el semicírculo de la alfombrilla encajado en la base de carga. Es inalámbrica, y el robot la encuentra pulsando el botón correspondiente.

La app de Xiaomi Home: un control extra para el Roborock S50

¿La app es accesible? Estrictamente sí. En principio apenas hay botones sin etiquetar y los controles más o menos hacen lo que dicen hacer. ¿Es usable? Lo mismo. Funciona cuando le coges el truco. Hay cosas que podrás hacer y muchas que no. Tiene tres pestañas, habitualmente utilizarás la primera donde se encuentra el robot, y el resto prácticamente no.

Para enlazarlo es sencillo. Se abre la app, se pulsa añadir, y se siguen los pasos estándar para conectar un dispositivo Xiaomi. A saber, conectar el teléfono a la wifi que genera el robot y posteriormente enlazarlo a la red doméstica que tengamos. Importante que a la de 5ghz no se podrá conectar.

Una vez dentro de la interfaz del robot en la app, tendremos varias opciones, un espacio con ítems que VoiceOver focalizará, pero no leerá y justo debajo esos cuatro ítems. Contando se pueden utilizar. Por ejemplo, si el segundo texto que aparece es cargar, el segundo ítem no leído también, al pulsarlo, mandará el robot a cargar.

Desde la opción More, arriba a la derecha, podremos hacer ciertas configuraciones. Por ejemplo, configurarle el mapa de la casa para que lo guarde y lo actualice cuando limpie, las limpiezas programadas o el modo de limpieza, que se refiere a la fuerza e intensidad que tendrá el aspirado. La ventaja en este sentido es que las diferentes limpiezas programadas pueden tener también diferentes modos. Por ejemplo, puede ser que tengamos una limpieza programada por las mañanas, mientras no estemos, con velocidad máxima, pero tengamos una limpieza programada en modo silencioso para las mañanas de los fines de semana que nos pueda pillar en casa.

La limpieza del Roborock S50

Hemos hablado ya de metalimpieza, es decir, de la propia limpieza del Roborock; de la app, de la configuración y caja… Es el momento de hablar de la función del robot, la limpieza.

Una vez configurado, es el momento de ponerlo a mapear. Una vez cogido el mapa el movimiento por la casa es directamente impecable. La limpieza no es en absoluto errática y la sensación que queda es la que debe, es decir, de limpio. Habitualmente pasa dos veces, una para aspirar y una segunda por si tuviera que fregar. La verdad, el conjunto de fregado es de lo que menos he probado precisamente por tener suelo de madera. En cualquier caso, en principio las áreas a fregar en casas como la mía tienen suelos porcelánicos, como la cocina y el baño, y realmente cuesta poco fregarlos a mano teniendo en cuenta que al Roborock solo puede metérsele agua sin productos.

El Roborock S50 no es infalible, claro. Y es posible que limpiando se atasque con elementos no lo suficientemente resistentes como muebles ni suficientemente móviles. Me refiero a tendederos portátiles, que en mi caso son imprescindibles y en los que el Roborock suele atascarse. En cualquier caso, simplemente debemos tener la precaución de no dejárselos por en medio y no habrá mayor problema.

Su capacidad de limpieza es simplemente increíble. Es capaz de tragar pelusilla que, la verdad, no se nota a simple vista más allá de que en Madrid cuanto más al centro estés más tienes en todas partes, e incluso cosas que con una aspiradora normal resultarían complicadas de tragar.

En cuanto al tiempo, tarda aproximadamente una hora en limpiar un piso de unos 90 metros cuadrados. Tranquilidad en este sentido porque obstáculos como escaleras no intentará bajarlos y es capaz de superar sin problemas las guías de ventanas por si tenemos un tendedero, por ejemplo; o las juntas metálicas entre suelos de parqué y porcelánicos, como los de las puertas de cocinas o baños.

Sobre el tiempo de carga no se puede decir mucho, ya que no se sabe a ciencia cierta ni cuando está cargado del todo ni, en mi caso, cuanto tarda en descargarse. Nunca me ha pasado, ya que es capaz de volverse solo además de cuando ha terminado la limpieza, cuando tiene poca carga.

Por último, a recordar una cosa. Aunque el depósito tiene capacidad para probablemente varias limpiezas, recomiendo vaciarlo después de cada una, cada dos, como mucho. Esto evitará que se llene, saturar el filtro y pasear la basura. En mi caso lo suelo vaciar en la orgánica sin problema.

Errores del Roborock S50

Puede que de errores a la hora de funcionar. Por ejemplo, puede dar error 10. Puede deberse o a problemas con el filtro o a problemas de atascos en general. Las comprobaciones que se deben hacer son vaciar el depósito, que también tiene su error propio; desatascar la escoba central y como última opción, desmontar el cepillo lateral y limpiar el engranaje a conciencia. Aunque una causa de este error que no se especifica como tal es el filtro. Aunque se indica en las instrucciones que para utilizarlo debe estar completamente seco, es cierto que, al dar el error, siendo esta una de las causas, en absoluto lo indica. Pero efectivamente no se puede trabajar con el filtro ni evidentemente mojado, pero tampoco húmedo. Dará error 10 y en consecuencia reducirá mucho la velocidad de aspirado y de giro de los cepillos y escoba.

Por último, conviene hablar del error de suspensión, al levantarlo mientras limpia por ejemplo para desatascarlo, que se soluciona colocándolo en el suelo y continuando la limpieza pulsando el botón central o desde la app; y que obviamente no podrá limpiar sin depósito.

Conclusiones del Roborock S50

En definitiva. Recomiendo absolutamente la compra del Roborock S50. Un robot de limpieza accesible, útil e imbatible en funcionamiento, funcionalidades y precios. Una buena opción para quien quiera hacer más fácil y llevadera la limpieza, más accesible y también más inteligente a un coste medio. Desde luego, un robot 10/10 en calidad precio y en el que, sin duda alguna, Xiaomi ha sabido combinar su buen hacer con la experiencia adquirida con la fabricación y venta del Vacuum 1.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Salvador Domenech Miguel .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Don Dominio https://www.dondominio.com/legal/55/politica-de-privacidad/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.