Notre dame: cuando la historia muere

Arde Notre Dame. Un día mundial del arte que muchos recordaremos por este incendio. Un 15 de abril de 2019 que termina con un incendio de lo más devastador que se recuerda, y como siempre la izquierda gilipollas haciendo chistes, no vaya a ser que en algún momento le disputen a alguno el récor de garrulo de Twitter.

Sobre las 18.50 de la tarde se recogían las primeras informaciones e imágenes sobre un incendio en Notre Dame. Testimonios gráficos a los que en principio no dábamos mucha credibilidad y que han acabado siendo la noticia del día.

Hoy, la catedral de Notre Dame, sin duda alguna una de las más impresionantes de Europa y probablemente del mundo, ha desaparecido. Por lo menos parte de ella o parte de ella como la conocemos. Esperemos que los servicios de emergencias puedan resolver la catástrofe y pueda recuperarse. El problema no será tanto el edificio, probablemente. Sino los 850 años de historia destruida y de patrimonio que hoy desaparece, decorado por las llamas. Es demasiado pronto para saber las consecuencias. Lo devastado seguro que será mucho más de lo que imaginamos. Y es una pena.

Resulta curioso que unas obras de restauración que parecen haber sido el origen del incendio no tuvieran planificada ninguna estrategia de emergencias. Si la tuvieron, no parece haber sido efectiva.

Abro aquí capítulo de tirón de orejas en este texto trágico para mis queridos amigos de “la única iglesia que ilumina es la que arde”. Ha sido un tuit bastante leído durante la tarde de hoy, y, sinceramente, uno de los comentarios más desafortunados que se pueden hacer sobre esto. Estará genial el ateísmo, pero una iglesia habitualmente es mucho más que eso. Es mucho más que un edificio. Y en este caso en concreto, más allá de la fe que mucha gente pueda profesar y el ateísmo que nos representa a otros, desaparecen más de 800 años de historia. Es una tragedia colectiva, un atentado contra nuestro patrimonio y un desastre que no hace justicia a estos comentarios de mierda. Hacerlos denota bastante irresponsabilidad y mucha menos empatía. Por lo menos, que no hacerlos sea por evitar el mal trago de los posibles heridos que aun se desconocen. La izquierda cuqui, la izquierda viral, haciendo gala de una falta de escrúpulos y valores fundamentales como la cooperación, iconos fundamentales de lo que se llama izquierda. Ni un día sin su idiota.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Salvador Domenech Miguel .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Don Dominio https://www.dondominio.com/legal/55/politica-de-privacidad/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.